Breve perfil


¿Quién no ha tenido junto a su taza de café un bolígrafo y una hoja de papel para escribir?

La idea de "Taza de Letras" surge una mañana mientras desayunaba, en Las Palmas de Gran Canaria. Tenía un libro sobre mi mesa, un lápiz y una libretita. Observaba a la gente y escuchaba el murmullo de voces de las personas que habían en las mesas cercanas.

Hace tiempo que aprendí que, sencillas o complejas, hay historias que laten bajo una mirada y, que sino las escribiese, jamás se escribirían.

Así que puse manos a la obra, hice con mi móvil una foto del libro que leía y a la taza de café que acaban de traerme. Instagram se convirtió en mi primera herramienta pues me posibilitaba la opción de tomar una imagen y escribir un breve texto sobre lo que el momento me inspiraba.


En este blog iré recopilando principalmente mis escritos e iré añadiendo enlaces a vídeos que contengan cuentos, cortos interesantes y música. Encontraréis el listado de blogs y webs que me sirven de ayuda e inspiración y,  como estoy explorando el mundo del audiocuento, os dejo el primero que grabé: Caperucita feroz. Prometo añadir más.

En al apartado de "Cajón desastre" hay relatos y cuentos que escribí en Storyfi. Os invito a visitar ese rincón pues en mis inicios como escritora, fue la plataforma en la que me apoyé para exponer mis trabajos. De ahí salté a Blogger pues se adapta más a mis necesidades actuales.

Y ahora, un poco sobre mí.

Nací en Marruecos y ahora vivo frente al continente africano, en el Mar Menor, lindando (Mediterráneo por medio) con Argelia.

Del Atlas a los Picos de Europa. Crecí entre dunas de arena y nieve, entre tres culturas; mis fuentes son los oasis, los lagos, los arroyos que manan de la piedra y la orilla del mar.

Me nutre la vida y junto a mi sombra caminan Afrodita y Hades. Lilith me recuerda el destino que corren las mujeres que pronuncian verdades. Paso horas embelesada mirando el fruto del olivo y siento que el tiempo se para cuando veo caer las hojas de los árboles en otoño.

He viajado dentro y fuera de mí misma y la tierra me ha regalado los atardeceres rojos de África, los amaneceres rosas de América y el dorado barroco del sol en la huerta murciana.

El azahar, las especias, la sal. Deseo por deseo y mi piel es mi alma.

Y sigo creciendo cuando tu mirada se posa en la mía y callamos.

Bienvenido. Bienhallada.