domingo, 29 de diciembre de 2013

Solo tú hablabas

No escuchaste mi mirada, tus ojos apenas se posaron en mis labios; esa línea de silencio y de grito roto, ésa que como un látigo usabas, una vez más, como un cepo, mató mi esperanza.