domingo, 29 de diciembre de 2013

Pues ná...

Que estoy regular, nena.
Al final te hice caso y puse distancia; corté hilos...

Y como dice el chiste: "un clavo quita otro clavo pero el martillazo no te lo quita ni Dios…"