viernes, 27 de diciembre de 2013

No vi llegar al lobo y me avisaste

Caminé con mis zapatos de cristal.
Ya lejos quedaba el bosque y, sin carroza, 
no pude cumplir la promesa.